EMC

 

 

Epilepsia y Embarazo

¿Hay riesgos para mí si quedo embarazada?

Las mujeres con epilepsia que quedan embarazadas tienen un riesgo mayor de complicaciones que las mujeres que no tienen epilepsia. Estas complicaciones incluyen la posibilidad de que sus convulsiones ocurran con más frecuencia.

Las convulsiones pueden hacer que usted se caiga y tenga una lesión grave. Cuando usted está embarazada su cuerpo procesa los medicamentos anticonvulsivos de un modo diferente. Esto puede conducir a niveles de medicamentos que son demasiado altos, o sea que pueden causar efectos secundarios, o demasiado bajos lo cual puede significar más convulsiones.

Toda mujer que tiene epilepsia y queda embarazada reaccionará diferente; por lo tanto, su médico hablará con usted acerca de los riesgos y le hará un seguimiento continuo a usted y a su bebé.

¿Hay riesgos para mi bebé?

Más del 90% de las mujeres con epilepsia tienen bebés normales y saludables. Pero existen algunos riesgos. Debido al medicamento que usted toma, existe más riesgo de problemas como sangrado, nacimiento prematuro y retrasos en el desarrollo y el crecimiento, al igual que la posibilidad de defectos congénitos.

Sin embargo, los riesgos si usted no se toma el medicamento son mucho mayores para su bebé e incluyen lesiones físicas, retraso en el desarrollo e inclusive muerte por causa de sus convulsiones.

¿Qué puedo hacer para protegerme a mi misma y a mi bebé?

Es muy importante que usted tome su medicamento para evitar las convulsiones tal y como su médico le indica.

¿Qué puedo esperar cuando esté embarazada?

Durante su embarazo usted visitará a su médico con frecuencia. Es muy común hacer cambios en la dosis de su medicamento durante su embarazo. Además, su médico probablemente querrá que le hagan varios exámenes de ultrasonido (ecosonogramas) durante el embarazo. Es probable aun que le hagan una amniocentesis.

En este procedimiento, una pequeña cantidad de líquido es removida de su útero. Este líquido le proporciona al médico algo de información acerca de la salud de su bebé que aún no ha nacido. Si usted necesita hacerse este examen su médico le explicará.

También es muy importante para usted tomar suplementos vitamínicos y ácido fólico lo cual puede ayudar a prevenir cierto tipo de defectos congénitos. Tomar estas vitaminas antes de quedar embarazada le dará el mejor beneficio.

Hable con su médico acerca de cualquier antecedente familiar de defectos cerebrales o de la columna vertebral en su familia, o en la familia del padre del bebé. Comer una dieta saludable, dormir suficiente y hacer ejercicio regular son otras cosas que puede hacer para tener un embarazo seguro y saludable.


Ancianos

Muchas personas creen que la epilepsia comienza a manifestarse sobre todo en la infancia y adolescencia, pero no es así. La epilepsia es una enfermedad frecuente en las personas mayores.

Según las estadísticas, 15 de cada 1000 personas mayores de 75 años sufren epilepsia, lo que supone aproximadamente unos 120 nuevos casos por cada 100.000 habitantes y año, siendo predominante en varones.

La causa más frecuente es la patología cerebro vascular: trombosis y hemorragias cerebrales, que suponen un 50% de los casos. Además, las personas de edad avanzada pueden desarrollar tumores, sufrir descompensaciones metabólicas, traumatismos y enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer. Todos estos tipos de enfermedades podrían llegar a causar epilepsia.

Además, si una persona ha tenido epilepsia en su juventud, las crisis pueden volver a aparecer en edades más avanzadas. No obstante, en un 25% de los casos no llegaremos a conocer la causa.

Existen varios tipos de crisis epilépticas, pero casi todas son epilepsias parciales, es decir se originan en una zona concreta de la corteza cerebral, produciendo una alteración del movimiento o de la sensibilidad.

Dentro de éstas, y en este grupo de edad, son más comunes las crisis parciales complejas. En ellas, la persona se queda inmóvil, sin responder varios segundos o unos pocos minutos, realizando en ocasiones actos automáticos con la boca o con las manos (mastica, se frota las manos, se arregla la ropa, etc.).

Otras veces se mueve como si estuviera consciente, pero su actuación es extraña y no reacciona al hablarle. No obstante, hay veces en las que una crisis parcial puede extenderse por todo el cerebro y producir una crisis generalizada, con pérdida de conciencia, movimientos de extremidades y, en ocasiones, pérdida de control de los esfínteres.

Fundamental para el diagnóstico de una crisis epiléptica es la historia clínica obtenida de la persona que ha padecido la crisis, de familiares o de testigos que han presenciado lo ocurrido. Esto es especialmente importante en la tercera edad, ya que estos pacientes presentan con mayor frecuencia otras patologías que pueden plantear problemas de diagnóstico con auténticas crisis epiléptica.
 

 

 

 

Copyright © 2017 Epilepsia Ecuador. Todos los derechos reservados. Diseño y Desarrollo por: CHTT Tec 2.0
Sitio no óptimo para Internet Explorer 6, Descargar la última versión de IE