EMC

 

 

Diagnóstico y Causas

 

Diagnóstico:


Es importante notar que la epilepsia no es una enfermedad contagiosa pero si peligrosa ya que los ataques pueden suceder en cualquier momento y lugar.  Por ejemplo, al cruzar una calle.

 

Un ataque o crisis convulsiva es un trastorno masivo de la comunicación eléctrica entre las neuronas. Si participan suficientes neuronas, la descarga de impulsos eléctricos causará síntomas. El resultado puede ser sensaciones o comportamientos diferentes, tales como, contracciones musculares repentinas, caída súbita, trastornos de la visión, alteraciones de la sensibilidad y alteración de la conciencia.

 

Las crisis generalizadas se manifiestan con una pérdida brusca de conciencia con caída al suelo y contractura de los músculos de brazos, piernas y  cara seguidas de sacudidas rítmicas.

 

Otro tipo de crisis generalizadas, son las ausencias, especialmente en niños, y se produce por una desconexión de corta duración de la conciencia y no hay caída al suelo, ya que, antes de esto se la recupera.

 

Las crisis parciales simples pueden presentarse con fenómenos extraños difíciles de describir, o fenómenos visuales, auditivos, sensación de hormigueo, etc. Estos síntomas pueden aparecer en forma aislada, o dar paso a un episodio de pérdida de conciencia con movimientos involuntarios de boca, manos u otras partes del cuerpo.

 

Lo primero que se debe hacer es recoger un historial con los síntomas presentados por el paciente y que sean compatibles con un cuadro de epilepsia, es decir crisis recurrentes de cualquier tipo.

 

Posteriormente se realiza un examen físico, junto con un examen neurológico detallado, el cual puede resultar normal o puede mostrar anomalías localizadas de las funciones del cerebro.

 

Cuando una persona presenta por primera vez un ataque epiléptico, esta primera crisis señala la necesidad de hacer una cuidadosa evaluación y considerar la posibilidad de empezar tratamiento. El factor más importante para esta decisión es la probabilidad de que se repitan los ataques. El principal factor que determina la recurrencia de una crisis es la presencia de una lesión estructural intracerebral.

 

Es posible que una persona con diagnóstico de epilepsia presente más de un tipo de ataques. Los ataques que se inician en un infante pueden cambiar a otro tipo de ataques cuando el niño crece. No es infrecuente encontrar a individuos con ataques parciales que de vez en cuando se convierten en ataques generalizados. Es importante informar al médico cuando una persona con epilepsia presenta diferentes o nuevos tipos de ataques. Esto ayuda a determinar la medicación o tratamiento más eficaz. El conocimiento médico cambia rápidamente, por esto usted debe consultar con su médico para obtener información más reciente o detallada.

 

Esta información no constituye evaluación médica. No cambie su medicación basándose en esta información sin obtener evaluación médica acerca de sus circunstancias personales.

 

Causas:


La epilepsia es una enfermedad con muchas causas posibles. Se ha observado que algunas personas tienen una cantidad más alta de sustancias encargadas de transmitir el impulso entre las células del cerebro, o cual incrementa la actividad de éste. En otras personas se ha encontrado una disminución en la cantidad de inhibidores de estas sustancias, lo que también conduce a un aumento de actividad cerebral.

 

Las crisis epilépticas son más frecuentes de lo que se piensa, pueden comenzar a cualquier edad; aunque en la mayoría de veces se manifiesta en la niñez y la adolescencia, presentándose de igual forma en todos los grupos humanos sin distinguir edad, sexo, raza, condición social ni económica.

 

 

 

 

Copyright © 2017 Epilepsia Ecuador. Todos los derechos reservados. Diseño y Desarrollo por: CHTT Tec 2.0
Sitio no óptimo para Internet Explorer 6, Descargar la última versión de IE